Imagen de Luz Amparo Martínez

Luz Amparo Martínez

Directora Redes de Contenidos Digitales - Fundación Compartir

Los rectores hablan de su oficio

Publicado: Lun, 11/05/2015 - 14:00

A través de un estudio financiado por la Fundación Compartir, se obtuvo información testimonial sobre el quehacer directivo: ¿Cómo valoran los diversos retos que deben abordar?, ¿Cuáles son sus fortalezas y oportunidades de mejoramiento?

Francisco Cajiao, destacado educador y columnista, indica que ser rector de un colegio no es una responsabilidad trivial: “Bajo su tutela se desarrolla un proceso complejísimo de desarrollo humano, que involucra a maestros, familias con historias de una diversidad inimaginable, solución permanente de toda clase de conflictos, procesos pedagógicos tan heterogéneos como requieren las diversas edades de los estudiantes y las marcadas diferencias en sus formas de aprendizaje".

Ejercer la rectoría y la dirección de establecimientos educativos en Colombia requiere de la ejecución de funciones de diferente naturaleza: unas estratégicas y otras operativas; éstas, el Ministerio de Educación las ha organizado desde cuatro gestiones que a su vez determinan algunas de las competencias que deben tener rectores y directores (gestión directiva, académica, administrativa y comunitaria).

Desde esta perspectiva los rectores hablan de su oficio.

En cuanto a la gestión directiva, uno de los principales retos que plantean es la articulación del proyecto educativo de la institución a las demandas nacionales, al contexto global y local, para lograr ofrecer una educación pertinente. Sin embargo, en el concepto de pertinencia existe una tensión entre lo que piensa el gobierno y los rectores. Entre el ideal y la realidad. Para los primeros la calidad está asociada a indicadores de desempeño de los estudiantes en pruebas nacionales, estándares y lineamientos; para los segundos, el concepto está relacionado con la posibilidad de ofrecer un espacio donde se reconozca el derecho a la educación. Los rectores reclaman que estos aspectos tan fundamentales no se discuten con las Secretarías en las pocas reuniones que los convocan.

En la gestión administrativa se presentan los mayores retos desde el punto de vista operativo pues en su opinión, las prioridades han cambiado. Antes era lo académico y sobre todo el estudiante, ahora es la gerencia de la institución y en particular rendir cuentas y demostrar eficiencia en el manejo de los recursos. En ese sentido consideran que se ha perdido el norte de las instituciones educativas. Ahora son administradores educativos y no gestores de lo pedagógico y curricular.

Respecto a la gestión académica, a pesar de que la consideran su mayor fortaleza, reconocen que inciden muy poco en la propuesta curricular de la Institución dadas las múltiples obligaciones administrativas, financieras y de control que deben asumir en el día a día, las dificultades para consolidar equipos de trabajo y la miopía del gobierno en reducir lo académico a la obtención de buenos resultados en pruebas estandarizadas.

La gestión de la comunidad les demanda importantes retos especialmente en aquellos casos en que la comunidad se ubica en sectores vulnerables con fuertes conflictos sociales o pobreza extrema, que lleva a los rectores a plantear propuestas educativas que aporten a consolidar proyectos de vida de los estudiantes y a concientizar a los padres sobre su papel de corresponsables en la formación de sus hijos.

Tensiones a la hora de abordar las distintas gestiones, desacuerdos entre la perspectiva del Ministerio de Educación y el punto de vista de los rectores, discrepancias en el perfil  ¿Gerente con capacidades para gestionar recursos de diverso tipo por medio de alianzas y administrar la institución educativa?; ¿Líder pedagógico que logra direccionar la institución hacia las metas nacionales en armonía con las demandas de los contextos regionales y locales?, son algunas de las disconformidades que los rectores dejan ver  cuando se les interroga acerca de su oficio; uno de ellos lo sintetiza de la siguiente manera: Retos desde la autonomía, porque no la tenemos. Debemos saber administrar la pobreza. Generar estrategias para saber sobrevivir. Le dedicamos tiempo a las “ías…” nuestro reto es apagar incendios todos los días. 

¿El gobierno debería liberar a los rectores de lo administrativo? ¿Concertar con ellos cuáles son los factores asociados a la calidad de la educación?

Para conocer el estudio completo ingresa a ¿Quiénes son los rectores y directores de las instituciones educativas de la educación preescolar, básica y media en Colombia?

Imagen de Luz Amparo Martínez

Luz Amparo Martínez

Directora Redes de Contenidos Digitales - Fundación Compartir

Compártalo

Licenciada en Educación, Magíster en Investigación Educativa, y Magíster en Tecnología de la Educación. Fue Directora del Premio Compartir al Maestro; Gerente del Proyecto Nacional de Bilingüismo en el MEN; Directora de Evaluación y Acompañamiento de la Secretaría de Educación del DC; Decana Facultad de Educación de la Universidad de La Salle en Bogotá; autora de estudios sobre informática educativa y rol del docente en la calidad educativa.

Califique este artículo
No hay votos aun