Imagen de Helmer de Jesús Murillo Vargas

Helmer de Jesús Murillo Vargas

Docente

Educando para la paz desde nuestra música II

Publicado: Mar, 14/06/2016 - 14:00

Qué mejor manera de evitar el olvido que a través de las narraciones hechas versos y notas de los poetas y cantores que dan al aire el sentir de su pueblo.

Tal como lo mencioné en el artículo anterior de esta serie y todo porque soy un convencido que “un pueblo que olvida su historia, está condenado a repetir sus errores” y qué la mejor manera de evitar el olvido es a través de las narraciones hechas versos y notas de los poetas y cantores que dan al aire el sentir de su pueblo, hoy presento una hermosa composición del Doctor Arnulfo Briceño Contreras, en la que  en su momento (hace más de tres décadas), al igual de hoy, los cuestionamientos aquí planteados tienen vigencia por las implicaciones sociales a las cuales hace referencia.

Basta nada más que hacer una rápida lectura o una desprevenida audición a la composición del bambuco del maestro Briceño, para comprender la realidad de nuestros campesinos y las gentes pobres del país, comprendiendo la magnitud de la brecha económica y cultural que existe en Colombia desde hace mucho tiempo. 

Ahora, en época en la que se habla de negociaciones de paz para la construcción de una nueva nación, es importante, el papel fundamental de la educación: Los planes de estudio propuestos desde los altos círculos educativos del país (Ministerios, Secretarias, Universidades,) deben tener en cuenta la historia contada no solo por los vencedores, si es que los hay en una guerra de más de medio siglo, sino también aquella contada por los vencidos, que estos si son muchos, y que en su más humilde expresión son las sencillas pero no menos importantes denuncias hechas versos y los versos hechos canción para siempre recordar: La historia de mi patria no se debe repetir y para ello, no se debe olvidar.

Asignaturas como las de Ciencias Sociales y Humanidades, Filosofía, Educación Ética, Educación Artística, son entre otras las propicias para transmitir a nuestros niños y jóvenes el conocimiento del país en sus diferentes aspectos y sobre todo, el inculcar  los valores patrios y el amor por Colombia, nuestra Colombia.

El maestro Arnulfo Briceño Contreras nació en el  Corregimiento de Villa Sucre, Arboledas, Norte de Santander el 26 de junio de 1938 y falleció en Tame, Arauca, el 12 de junio de 1989, en un accidente aéreo cuando viajaba para participar en la “Ruta Libertadora” en conmemoración del sesquicentenario de la Independencia Nacional. Fue autor, compositor, intérprete, abogado egresado de la Universidad Libre y pedagogo graduado en la Universidad Pedagógica Nacional.

En medio del fragor de la guerra soñó con un país mejor, por lo que su frecuente denuncia de la injusticia y el dolor sufrido por los más desprotegidos lo condujo a la expresión dura y directa de su rechazo y reclamo contra la violencia, la corrupción y la falta de oportunidades para acabar con las desigualdades y desventajas del pueblo, a través de sus innumerables obras musicales bajo los aires del folclor patrio: Bambucos, pasaje, joropos, pasillos, cumbias, baladas, etc.

Además de los numerosos reconocimientos nacionales e internacionales (en Francia, Polonia, Alemania, Venezuela, Ecuador, Perú, Costa Rica, Cuba, entre otros ), cabe destacar que fue galardonado con el Trébol de Oro otorgado en México y en 1986 recibió las llaves de Nueva York  por parte de la Fundación Proarte Internacional. “Cada vez que recibía un homenaje  decía que este no era para él, sino para Colombia entera. Se sentía orgulloso de  llevar el nombre de su país en alto”[1].

Versiones Publicadas en YouTube:

Dueto Zabala y Barrera (Fernando Barrera, Elio Zabala y Miguel Zabala)

www.youtube.com/watch?v=27bCx4sVTbI

Sentimiento Colombiano – José David

www.youtube.com/watch?v=NyimsDieeiQ

Dueto Acosta y Cervera (Augusto Cervera Castañeda y Jairo Alfonso Acosta)

www.youtube.com/watch?v=qoPCLuK1-C0

Colofón:

En mi Colombia, no se deben repetir los horrores de la guerra. La mejor manera de hacer Patria y recordar a un verdadero maestro, como lo fue el Doctor Arnulfo Briceño Contreras, es perdonar pero NO permitir que se olvide lo que ha sucedido en nuestro país. Adelante maestros.

[1] Fuente: Arnulfo Briceño en www.colombia.com/biografias/musica/sdi/109555/arnulfo-briceno, descargado el 29 de mayo de 2016.

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Compártalo

Profesional egresado de la U.A.N. Licenciado en Ciencias de la Educación (Química y Biología), Especialista en Multimedia Educativa, Diplomado en Acreditación Universitaria, Técnico Auxiliar de Enfermería de la Escuela de la Pol. Nal., Docente universitario, profesor de Educación Básica secundaria y Media, Coordinador Académico y de Convivencia de las IE Compartir Suba.

Califique este artículo
Promedio: 5 (5 votes)