Usted está aquí

#FaceTheFacts: Es hora de acabar con los mitos sobre la educación sexual integral

La educación sexual integral generalmente sufre de no ser enseñada como una asignatura independiente, sino que hace parte de muchas otras.

Agosto 16, 2019

La educación sexual integral es una parte fundamental de la educación de calidad que mejora la salud sexual y reproductiva, argumenta Facing the Facts, nuestra nueva publicación en conjunto con la UNESCO. Presentada en la conferencia Women Deliver [1] durante un evento con Rt Hon. Helen Clark, la primera dama de Namibia y Vivian Onano, la publicación explora la resistencia hacia la educación sexual en varios países y los obstáculos de su implementación, buscando siempre superarlos.

Alrededor del mundo, cada año, 15 millones de niñas se casan antes de los 18 años, 16 millones de niñas entre los 15 y los 19, y 1 millón de niñas menores de 15 años dan a luz. Esto no solo significa el fin de su educación, es aún peor; embarazo y nacimientos son la mayor causa de muertes en mujeres jóvenes.

Los jóvenes también representan un tercio de nuevas infecciones por VIH entre los adultos y entre 37 países de bajos y medianos ingresos, sin embargo aproximadamente sólo un tercio de jóvenes entre los 15 y 24 tienen conocimientos amplios sobre la prevención y transmisión del VIH

Ante estos hechos, nuestro artículo hace un llamado a que los niños y jóvenes reciban educación sexual integral antes de que sean sexualmente activos. Esto les ayudará a protegerse de embarazos no deseados, VIH y otras enfermedades de transmisión sexual además de promover valores de tolerancia, respeto mutuo y relaciones sin violencia.

Incluso niños de 5 años necesitan entender aspectos básicos de su cuerpo, pensar acerca de la familia y las relaciones, reconocer comportamientos inadecuados e identificar el abuso. De lo contrario, muchos de ellos crecerán con creencias erradas, como aproximadamente la mitad de las niñas en la República Islámica de Irán, quienes piensan que la menstruación es una enfermedad y el 51% de las niñas en Afganistán, 82% en Malawi, quienes no saben nada acerca de la menstruación antes de experimentarla.

Sin embargo, la resistencia a la educación sexual integral por algunos grupos en ciertos países ha estado creciendo. Por ejemplo, en Uganda, el rechazo público llevó al ministerio de educación a retirar el plan nacional de educación sexual, el cual fue posteriormente revisado.

En Inglaterra, la decisión en el 2018 de hacer la educación sexual y de relaciones algo obligatorio se enfrentó a la oposición por algunos de los temas en el currículo y una petición en línea en contra de esta, logró reunir más de 100,000 firmas. En Estados Unidos, una fuerte oposición impactó la política: Entre 2006-2010 y 2011-2013 el porcentaje de adolescentes que recibió instrucciones formales acerca de la anticoncepción cayó del 70% al 60% entre las niñas y de 61% a 55% entre los niños. Sólo cerca de la mitad de los distritos educativos exige educación sexual, algunos de los que lo hacen, mandan o enfatizan en la instrucción de sólo abstinencia. De hecho, 18 estados exigen que los maestros le enseñen a sus estudiantes que las relaciones sexuales son aceptables únicamente bajo el contexto del matrimonio.

Pero como el artículo muestra, los programas de abstinencia son inefectivos y potencialmente peligrosos a medida que la brecha entre la edad de inicio de la actividad sexual y el matrimonio crece. Un análisis de los programas de abstinencia en Estados Unidos, por ejemplo, reveló que este tipo de enseñanza incluida la desinformación médica, promueve estereotipos negativos de género y estigmatiza jóvenes sexualmente activos y jóvenes dentro de la comunidad LGBTIQ+

El argumento de los detractores de que la educación sexual integral promueve la actividad sexual entre jóvenes no tiene fundamentos ya que evidencia demuestra que la educación retrasa la edad en la que se inicia la actividad sexual, cosa que los programas de abstinencia no hacen.

Además de las dificultades de presentar la educación sexual integral, hay otros retos operacionales. Introducir la educación sexual en el currículo es insuficiente sin la capacitación adecuada de los maestros, para dar un ejemplo obvio. Los maestros pueden no tener la suficiente confianza para enseñar la materia, y pueden terminar simplemente omitiendo información relevante dentro de las clases. Hay maneras de derribar esto. Namibia y Chile lo hicieron creando clases escritas para los maestros, por ejemplo, mientras Tanzania y otros países en Latinoamérica crearon recursos virtuales que los profesores pueden consultar cuando tienen dudas

Por otro lado, la educación sexual integral generalmente sufre de no ser enseñada como una asignatura independiente, sino que hace parte de muchas otras. Esto significa que gracias a esto su importancia puede disminuir, esto también abre muchas oportunidades para que la materia sea dejada de lado por maestros que no están dispuestos a enseñarla.

La importancia de este tema en nuestro objetivo global de la educación es reconocida en un indicador estandarizado sobre educación integral de calidad, el cual se incluye en el marco de seguimiento del ODS [2] 4 en el objetivo 4.7. Sin embargo, el seguimiento de la implementación está lleno de desafíos, en parte gracias a la manera fragmentada en la que el tema se presenta frecuentemente en los planes de estudio, y también por la diversidad en la manera en la que se imparte. La recopilación de información pertinente que se ajuste al indicador continúa siendo un desafío: Los directores de las escuelas tal vez no entienden cómo recopilar datos sobre el tema, y resumir la información de una manera en la que pueda ser comparada entre otros países aún requiere de reflexión.

La publicación invita a los países a:

  • Invertir en la educación de los maestros y apoyar la puesta en práctica de la educación sexual integral
  • Realizar planes de estudio relevantes y basados en evidencia.
  • Desarrollar mecanismos de supervisión y evaluación, y garantizar su aplicación
  • Promover la colaboración transversal para lograr un cambio real. Vinculando escuelas con los servicios de salud y apalancar fondos.
  • Colaborar con organizaciones comunitarias y de padres para superar a la oposición que no está basada en hechos.

Autor: GEM report
Traducción: Valentina Prada Gómez

 


Imagen de Gabriela Sanda en Pixabay

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
El Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo (Informe GEM) es un informe anual independiente, acreditado y de base empírica que publica la UNESCO.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Irma María Arévalo González
Gran Maestro Premio Compartir 2002
Ofrezco a cada uno de los alumnos un lápiz mágico y los invito a escribir su propia historia enmarcada en los cuentos y leyendas de su cultura indígena.