Usted está aquí

Junio 3, 2017

La docencia: una de las carreras del futuro

Qué hace que la docencia pueda convertirse en una de las carreras del futuro. Conózcalo en este artículo informativo. 

Al pensar en cuáles serán las carreras y las habilidades del futuro ¿estará la docencia incluida? Es conocido que gran parte de las habilidades llamadas duras, las que provienen principalmente de las ingenierías, están siendo reemplazadas por las máquinas, así que nos quedan las más humanas, las que promueven el relacionamiento, la cercanía entre las personas que cada vez se hace más indispensable; así pues la docencia y su significado social tendrán un lugar privilegiado en el futuro cercano; no se trata de una dicotomía entre lo abstracto y lo humano, más bien lo que se impone es una mezcla entre las dos asignaturas: duras y blandas, y esa versatilidad es lo que hipotéticamente prepararía a esta profesión para el cambio que se viene.

Frecuentemente escuchamos que los jóvenes de hoy se debaten entre adelantar una carrera universitaria tradicional o los denominados “nano grados”, pequeños títulos, de corta duración, variados en habilidades y que permite ingreso rápido al mundo del trabajo, una tendencia que cada vez toma mayor fuerza. La tecnología y las nuevas habilidades que demanda el empleo  les están obligando a ser más flexibles y abiertos a nuevos entrenamientos.

Sin embargo, la docencia es una ocupación menos propensa a la digitalización de lo que se esperaba. Estudios recientes muestran que el boom de la educación online, que muchos advirtieron como el fin del trabajo docente, está lejos de reemplazar al maestro: la tasa de abandono es alta y las ventajas aún muy discutibles y moderadas, lo que sugiere que la presencia del docente tiene algo de irreemplazable. Más aún en sectores vulnerables, que abundan en nuestro territorio colombiano, donde la figura del maestro es humanamente  indispensable. 

Estudios recientes muestran que el boom de la educación online, que muchos advirtieron como el fin del trabajo docente, está lejos de reemplazar al maestro: la tasa de abandono es alta y las ventajas aún muy discutibles y moderadas, lo que sugiere que la presencia del docente tiene algo de irreemplazable.

Así pues siendo la docencia una de las carreras en donde difícilmente se puede sustituir al maestro por completo y en donde hay más margen para la complementación entre lo humano, lo virtual y lo tecnológico, debe ser una de las carreras del futuro que en la medida que mejoren sus condiciones y su reputación social, debería lograr que los mejores jóvenes estudiantes egresados de la educación media se acojan a ella como opción de vida.

Así que cuando un hijo, sobrino, amigo cercano le comente que piensa dedicarse a enseñar como alternativa profesional, piense que es un sector en alza, que será una de las carreras del futuro, un motivo de festejo.

 

Escrito por
Directora Redes de Contenidos Digitales - Fundación Compartir
Promedio: 2.5 (2 votos)
Estadísticas: .