Imagen de Luz Amparo Martínez

Luz Amparo Martínez

Directora Redes de Contenidos Digitales - Fundación Compartir

Más educación emocional

Publicado: Vie, 26/05/2017 - 10:00

La comprensión y gestión de las emociones como un factor clave en el desarrollo de niños y jóvenes. 

“Muchos de los problemas de los adultos se deben a las dificultades en la regulación de las emociones y eso no se enseña en la escuela”, explica Rafael Guerrero profesor de Técnicas de Educación Emocional de la Universidad Complutense de Madrid.

Sobre inteligencia emocional Colombia ha venido trabajando hace un par de décadas, bajo la perspectiva de desarrollar en los estudiantes habilidades sociales, de control emocional, motivación, empatía, entre otros asuntos.

Apunta Rafael Bisquerra, uno de los precursores en España de la aplicación de la educación emocional en el ámbito académico: “Los jóvenes con un mayor dominio de sus emociones presentan un mejor rendimiento académico, mayor capacidad para cuidar de sí mismos y de los demás, predisposición para superar adversidades y menor probabilidad de implicarse en comportamientos de riesgo -como el consumo de drogas-“(Director Posgrado Educación Emocional, Universidad Autónoma de Barcelona). 

La educación e inteligencia emocional ayudan en dos campos fundamentales: el intrapersonal y el interpersonal.

La literatura sobre el tema nos muestra que la inteligencia emocional ayuda en dos campos fundamentales: el intrapersonal, permitiendo reducir la fuerza y la frecuencia de los estados de ánimo negativos causados por hechos desfavorables de la vida diaria; protegiendo a la persona del estrés y ayudando a prevenir la ansiedad o la depresión. El interpersonal: se refiere a la capacidad que desarrolla el individuo para percibir y gestionar las propias emociones y las de otros, establecer relaciones con familiares y compañeros mucho más satisfactorias y de apoyo.

Ahora, según la Ocde, la educación básica secundaria en Colombia es el eslabón más débil del sistema educativo, con una tasa de deserción anual de 4,5%. Colombia tiene una de las tasas más altas de personas sin estudiar (36%) entre los 15 y 19 años, lo que representa más del doble que la tasa promedio de los países de la Ocde.  

Las dificultades de aprendizaje, las precarias condiciones socioeconómicas, el escaso valor otorgado a la educación, la falta de oportunidades para los jóvenes, el estrés ante las evaluaciones, provocan estados emocionales negativos, como la apatía, la depresión o el abandono, y todo ello está relacionado, según Bisquerra, con deficiencias en el equilibrio emocional. Por todo esto, en el sistema educativo no todo se puede focalizar en las competencias científicas, lógicas y comunicativas, se requiere apoyar a los niños y adolescentes en la regulación de sus emociones.

Así, las habilidades en inteligencia emocional se traducen en que un docente es capaz de mirar, escuchar y entender las necesidades de un alumno. "Puede parecer obvio, pensar que todos los maestros tratan así a los chicos, pero no todos lo hacen. Nadie está dispuesto a reconocer el abandono emocional", concluye Guerrero

Imagen de Luz Amparo Martínez

Luz Amparo Martínez

Directora Redes de Contenidos Digitales - Fundación Compartir

Compártalo

Licenciada en Educación, Magíster en Investigación Educativa, y Magíster en Tecnología de la Educación. Fue Directora del Premio Compartir al Maestro; Gerente del Proyecto Nacional de Bilingüismo en el MEN; Directora de Evaluación y Acompañamiento de la Secretaría de Educación del DC; Decana Facultad de Educación de la Universidad de La Salle en Bogotá; autora de estudios sobre informática educativa y rol del docente en la calidad educativa.

Califique este artículo
Promedio: 4.6 (5 votos)