Usted está aquí

Cómic feminista
Septiembre 7, 2018

Cómic feminista

La historia de los cómics,- como todas las formas de arte popular-, está plagada de patriotismos exagerados.

Desde la década de 1930, las tiras de superhéroes eran el estándar. Personas como Superman y el Capitán América relataron historias de hombres corpulentos que realizaban lo imposible, mientras que las damas curiosamente sexys y angustiadas esperaban a ser salvadas. (La Mujer Maravilla era una excepción bienvenida, aunque estaba escasamente vestida y creada por un chico).

La misoginia se extendió más allá de las páginas de los cómics, también. Los dibujantes más exitosos eran hombres, mientras que las pocas mujeres artistas adoptaban seudónimos que oscurecían el género (ya en la década de 1940, Tarpé Mills se convirtió en Tarpé Mills y Lily Renée hizo el trabajo como L. Renée).

Pero a principios de la década de 1970, cuando el movimiento de liberación de la mujer se extendió por todo Estados Unidos, un grupo de dibujantes de San Francisco decidió que ya habían tenido suficiente. Frente al sexismo y la escasez de oportunidades profesionales en su campo saturado de testosterona, estas mujeres decidieron crear sus propias oportunidades. Lanzaron las primeras historietas clandestinas exclusivamente femeninas: historias crudas, honestas, obscenas y muy divertidas sobre mujeres y para mujeres.

 

untitled

 

Mientras que el Área de la Bahía se había convertido en la meca de la igualdad de derechos y el activismo liberal en la década de 1960, la escena de las caricaturas clandestinas siguió siendo lamentablemente patriarcal incluso a través de los años setenta. “Fue un club de niños”, me dice por teléfono desde San Francisco la historiadora de caricaturas e historietas Trina Robbins. “No fuimos invitadas”.

Mirando hacia atrás, Robbins recuerda una comunidad a puertas cerradas donde los dibujantes masculinos como R. Crumb, Gilbert Shelton y S. Clay Wilson no excluían a sus contrapartes femeninas de los comix underground dominados por hombres (un género que existía fuera de los cómics dominantes) cultura, y temas explorados de calificación Adulta como amor libre y drogas psicodélicas). Las historias que escribieron también rutinariamente objetivaron a las mujeres, a menudo en términos violentos.

Shelton, por su parte, una vez contribuyó con una pieza llamada “Wonder Warthog Breaks Up The Muthalode Smut Ring” en uno de los famosos libros de comix underground de Crumb, Zap # 4 (1969). En ella, una mujer llamada Lois Lamebrain se burla del tamaño del pene de Wonder Warthog. ¿Su castigo? Muerte por sexo violento.

“Estos no eran cómics que atraían a Robbins y su cohorte femenina”. “Queríamos contar nuestras propias historias”, recuerda Robbins. “Y los muchachos no nos estaban publicando, así que dijimos ‘¡hagámoslo nosotras mismas!

Robbins dirigió la carga. A principios de la década de 1970, comenzó a contribuir con dibujos animados a un periódico feminista radical, It Is not Me Babe, con sede en la meca liberal de Berkeley, California. “Belinda Berkeley” fue su primera tira para la publicación; relató las luchas diarias de una mujer joven que trabaja duro en un trabajo de oficina ingrato con el fin de apoyar a su esposo un escritor fracasado (que se especializa en pornografía). Finalmente, Belinda se libera, y su esposo, continuaba siendo un amargado.

Mientras Robbins disfrutaba de tener una tira cómica regular con un mensaje que ella apoyaba, la serie también era limitante (y no pagada). Quería hacer algo más grande, y en conjunto con otras dibujantes mujeres, así que decidió producir el primer comic de mujeres.

 

untitled.png

 

Con el apoyo del periódico, It Is not Me Babe Comix fue lanzado en 1970, uniendo el trabajo de Barbara “Willy” Mendes, Michele Brand, Nancy Kalish, Lisa Lyons y Meredith Kurtzman. Su cubierta, creada por Robbins, fue una especie de grito de batalla. En él, personajes de dibujos animados populares, desde Olive Oyl y Little Lulu hasta Wonder Woman y Mary Marvel, marchan (y vuelan) juntos con los puños levantados. Ellos, también, se estaban liberando de sus roles clichés y como compinches de estereotipo.

 

Otras antologías de mujeres siguieron. Robbins y Mendes se unieron para All Girl Thrills, un libro lleno de hazañas de diosas y heroínas. Como Mendes recuerda, al menos uno de sus compañeros varones no era fanático. Don Donahue, un editor de comix underground involucrado en Crumb’s Zap, “dijo que era lo peor que había visto”, explicó Mendes en el libro de 2002 Rebel Visions: The Underground Comix Revolution 1963-1975, el registro histórico definitivo de la escena. que generó All Girl Thrills.

A pesar de las respuestas poco positivas de sus colegas masculinos, las dibujantes se forjaron, uniendo fuerzas en el Wimmen’s Comix Collective, algo entre un grupo de apoyo y un club creativo solo para niñas. En 1972, se convirtió en un libro de comics totalmente femenino, con el mismo nombre.

La misión de la publicación sonó fuerte y muy clara en una declaración incluida en su segundo número. Wimmen’s Comix ofrecería a los dibujantes de cómics “un punto de apoyo en la industria en función de su talento de mente, mano y ojo, en lugar de las partes más tradicionalmente solicitadas de su anatomía”. Para empezar, también “proporcionaría un buen entretenimiento cómico para todos”.

 

untitled

 

De hecho, los problemas que siguieron, y los cómics incrustados en ellos, fueron extremadamente graciosos. “Se convirtió en un foro para hablar sobre los problemas de las mujeres, las vidas de las mujeres”, recuerda Robbins. “Aborto, placer femenino. Estos eran temas sobre los que queríamos hablar, temas que ningún hombre hubiera tocado con un polo de 10 metros de profundidad “.

En Goldie, por ejemplo, la dibujante Aline Kominsky (que más tarde se casó con Crumb) saca su autobiografía de tiras brutalmente honestas y mordazmente divertidas. En “Goldie Gets By”, sintiéndose sola y cachonda, la protagonista de Kominsky, Goldie, decide regresar para ver a su amante anterior: “Iré a visitar a mi ex… por lo general, está ansioso por mi caca. ¡Está enfermo, pero qué diablos!”.

Cuando ella lo ve, sin embargo, ella recuerda por qué se fue. “¡Eras pura y delgada cuando viviste conmigo!”, Exclama el esposo. “Claro que estaba muy delgada, nazi idiota”, responde Goldie. “Estaba comiendo a toda velocidad y lavando el piso cuatro veces al día”.

Otros comics exploraron el aborto adolescente, que sale como lesbiana y el acoso sexual en la oficina. El trabajo “Todo en un día” de Lee Marrs, escrito en 1972, todavía se siente especialmente relevante en nuestro actual momento de  #MeToo. En una sola página, el protagonista esquiva una carrera de obstáculos de jefes titulados, hipersexuales y gravosos que cantan un coro de “Ahora, no seas tímido” en su oído.

Desde 1972 hasta 1992, el colectivo produjo 17 números de Wimmen’s Comix. Durante su ejecución, las mujeres caricaturistas de todo el país enviaron trabajos y pudieron ver su publicación, a menudo por primera vez. Era tanto una red como una plataforma de lanzamiento para mujeres artistas de cómic. También allanó el camino para una industria de historietas y novelas gráficas que permitió a las mujeres unirse cada vez más y contar sus propias historias sobre sus propias vidas. Por supuesto, todavía enfrentan instancias de sexismo profundamente arraigado. En 2016, el festival de cómics de Angoulême en Francia (los Oscar del mundo de los dibujos animados) nominó a cero mujeres a su lista de premios de logros de toda su vida. En una señal de progreso moderado, una serie de nominados masculinos se retiraron en señal de protesta, y Angoulême agregó a varias mujeres a la lista.

Robbins reconoce que todavía hay un largo camino por delante, pero también que han logrado avances significativos desde los años 70. “Todo lo que quería cuando estaba haciendo comics era que la gente supiera que había tantas mujeres dibujando comics, y que podría haber más”, recuerda Robbins, estimando que las mujeres artistas ahora representan alrededor de la mitad del mercado. “Nunca pensé que sería tan bueno”.

 

Lea el texto original en el Blog Libreta de Bocetos.

Escrito por
Libreta de Bocetos, blog de maestros de arte
No hay votos aun
Estadísticas: .