Construyendo paz

Todos los espacios son válidos y apropiados para empezar esta gran obra, sin embargo, hay uno que es la cuna: el aula de clases.  

Más allá de un acuerdo de paz, de una firma de un pacto y su cumplimiento, estamos en frente de la posibilidad de un cambio de mente, un cambio de convicciones e incluso para muchos, un cambio de valores.

La paz no es sólo un tratado, la paz es más que eso; la paz es la construcción de una nueva sociedad con una visión más amplia en la gama de valores, donde el principal es el respeto y donde aprender a convivir con la diferencia a partir de la igualdad es crucial.

Todos los espacios son válidos y apropiados para empezar esta gran obra, sin embargo, hay uno que es la cuna: el aula de clases. 

Desde hace un tiempo, el aula dejó de ser el segundo hogar para ser el primero -muchas veces el único-, y esta condición no discrimina estrato social; de ahí que el aula sea el nicho perfecto para colocar los cimientos de esta obra llamada Paz.

Para construir la paz en el aula, es necesario tener varios "materiales" como justicia social, dialogo, inclusión, aceptación y sobre todo la potencialización del pensamiento crítico como herramienta para la resolución de conflictos.

Con el uso apropiado de estos "materiales", tenemos en el aula, un lugar para la transformación desde la educación, una educación donde su objetivo principal sea la paz, pero una paz de verdad, una paz significativa y palpable, donde nuestros niños tengan un rol protagónico, y que a la final, sean ellos quienes la construyan y la vivan, hoy, nosotros, mi generación, o la tuya que me estás leyendo, sólo somos los maestros de esta gran obra: La Paz.

*Las opiniones expresadas en este blog son responsabilidad estricta del autor.
Imagen de Ana María Cotes

Ana María Cotes

Asesora académica con amplia experiencia en la coordinación en el área de bilingüismo, dirección de proyectos educativos y diseño curricular.

Compártalo
Califique este artículo
Promedio: 5 (1 voto)

Contenidos relacionados

Experiencia estética: deleite del intelecto

Visitar el museo es una experiencia que definitivamente conmueve los sentidos, proporcionándole diferentes clases de sensaciones hasta al espectador más distraído. 

De taller en taller

Nuestros colegios se están convirtiendo en carros viejos que viven de taller en taller y no pasa nada.