La lectura es la puerta al mundo mágico de la imaginación la creatividad y la innovación.

El lenguaje ha existido desde la aparición del hombre, debido a que tiene la necesidad de poder interactuar con los de su especie y su contexto. Es por ello que el ser a partir de tiempos remotos se ha encargado de producir o crear una simbología lingüística la cual le permita comunicarse con los demás. En consecuente con esto se generaron dos herramientas esenciales en este ámbito como lo es la lectura y la escritura.

De acuerdo con lo anterior el presente escrito hará  énfasis sobre ese amor a la lectura y la comprensión de la misma dando de una manera a otra respuesta a las diferentes problemáticas que se presentan en la actualidad como la falta de comprensión de tipología textual, poca motivación por parte de los padres al momento de desarrollar el hábito lector y carencias de estrategias didácticas implementadas por los maestros.

Con base a los anterior ha surgido cierta costumbre que caracteriza a esta sociedad, como lo es la falta de lectura y comprensión de texto, pero nunca nos hemos hecho la pregunta del ¿por qué los padres no motivan a sus hijos a crear un hábito lector?

La familia en gran parte tiene la culpa de muchas veces no acompañar al niño durante su proceso de formación y es por ello que cada vez que sucede esto no se evidencia ese avance o el progreso de dicha autonomía por el pequeño porque sus padres desde el hogar no se tomaron el trabajo de impartirla.

Por otra parte también encontramos las pocas estrategias que el maestro realiza a la hora de dar una clase con relación a la lectura de obras literarias o cualquier tema de interés. Así mismo es como poco a poco los estudiantes se dan cuenta que es una temática no atractiva, debido  a que no hacen nada para lograr avanzar y superarse.

Con referencia a lo anterior desde la práctica pedagógica de todo maestro en formación en una respectiva escuela normal, se logró evidenciar esas pequeñas falencias por parte de los educadores en cuanto a la enseñanza de la lectura desde los niveles iniciales de la educación y esto se debe a la corta preparación o actualización de información por parte de los maestros a la hora de innovar cuando se va está enseñando a leer a un educando; muchas veces durante la puesta en escena a la hora de enseñar a leer, los docentes se cohíben de implementar nuevas estrategias por temor a que fallen durante ese proceso y es por ello que imparten métodos tradicionales que no le genera confianza al estudiante al instante de abrirse al mágico mundo de la lectura. 

No obstante, la lectura es como una puerta a ese maravilloso mundo mágico de la imaginación, creatividad e innovación, es decir, es un instrumento fundamental para formar al ser humano en cuanto a valores morales, estimulación de la buena conducta, estimulación de la conciencia crítica, potencia el pensamiento creativo e imaginario y enriquece el vocabulario de las  personas.

Además como lo afirma Balmes, Sf. “La lectura es como el alimento; el provecho no está en proporción de lo que se come, sino de lo que se digiere”. En conclusión la lectura es como ese alimento que te ayuda a formarte como persona, teniendo en cuenta la autonomía, el dominio, la convencía social, los valores morales junto con el conocimiento más a fondo sobre las cosas debido a que cuando se lee enriqueces el vocabulario.

*Las opiniones expresadas en este blog son responsabilidad estricta del autor.
Imagen de Adriana Carolina Botello Calvo

Adriana Carolina Botello Calvo

Maestra en Formación del Programa de Formación Complementaria de la Normal Superior María Auxiliadora de Santa Marta.

Compártalo
Califique este artículo
No hay votos aun

Contenidos relacionados

5 claves para que los estudiantes retengan más lo que aprenden

Potenciar la capacidad de memorización de los escolares es más sencillo siguiendo estos pasos.

Educación para la convivencia: La paz empieza por uno mismo

La paz verdadera y duradera se logra aprendiendo a conjugar los verbos amar, soñar, trabajar, cooperar, colaborar, vencer y, el más importante de todos para nuestro contexto histórico: PERDONAR.

Educar es cuestión del corazón

Como lo diría John Locke, el trabajo del ser maestro no consiste tanto en enseñar lo aprendible, si no cómo producir en el alumno amor y estima por el conocimiento.