La educación: una apuesta necesaria

“…a pesar de las circunstancias cada día más negativas e irreconciliables de nuestras sociedades, es necesario que la esperanza en la educación prevalezca sobre los intereses netamente egoístas de los medios de comunicación, de la política y de la vida comercial…”.  Victoria Camps

La educación es una de las herramientas más efectivas para combatir la desigualdad, pobreza, violencia y otros males que aquejan a nuestra sociedad. En la medida que nuestros niños tengan acceso a una gratuita y buena educación se verá modificado el futuro de nuestro país hacia una dirección más equitativa y por ende pacífica.

Es por esto que es de suma importancia darles a nuestros maestros el reconocimiento necesario en nuestra sociedad, de ellos depende en gran medida la educación de la infancia y juventud colombiana. Cabe mencionar el modelo educativo de Finlandia, país que durante años ha liderado los primeros puestos a nivel mundial en educación. Esto se debe en gran medida a que “la educación es una profesión con prestigio y los profesores tienen gran autoridad en la escuela y en la sociedad. El equivalente a Magisterio en Finlandia es una titulación complicada, exigente y larga, que además incluye entrevistas personales, por lo que los maestros son profesionales muy bien preparados y vocacionales” [1].

Otras variantes como el reparto equitativo del dinero público, educación personalizada por alumno, calificaciones descriptivas y no numéricas hasta cierto grado para evitar competencia, son algunos de los factores que posicionan a Finlandia como nación pionera en educación de alta calidad. Sin embargo, el factor más importante en esta suma es el docente, pues es considerado una de las figuras de mayor respeto y valoración en este país.

Apreciar a nuestros profesores es tarea de todos, en ellos confiamos futuras sociedades que permitan cambiar el rumbo de la historia colombiana y posibiliten escribir una nueva historia basada en la equidad social.

El Estado debe prestar mayor atención a las necesidades de nuestro profesorado. Es necesario demostrarles a nuestros profesores cuanto valoramos el esfuerzo que hacen por estructurar mentes de bien a través de incentivos, premios, becas de investigación y demás proyectos que exalten y den visibilidad a sus esfuerzos y propuestas educativas.

Es de igual importancia que padres de familia verbalicen su agradecimiento directamente a sus instituciones y transmitan a sus hijos la verdadera importancia del respeto hacia aquellos en quienes recae una gran parte de la formación académica y moral.

Apreciar a nuestros profesores es tarea de todos, en ellos confiamos futuras sociedades que permitan cambiar el rumbo de la historia colombiana y posibiliten escribir una nueva historia basada en la equidad social.

 

[1] www.aulaplaneta.com/2015/01/22/noticias-sobre-educacion/las-diez-claves-de-la-educacion-en-finlandia/

 
*Las opiniones expresadas en este blog son responsabilidad estricta del autor.
Imagen de Melissa Hernández

Melissa Hernández

Coordinadora de incidencia Política de la Fundación Compartir

Compártalo
Califique este artículo
Promedio: 2 (2 votos)

Contenidos relacionados

EnREDados: instituciones educativas y social media

Ser digitales implica mucho más que un web site y una página de Facebook, ser digitales va más allá de la misma presencia en Internet, ya que desde una gestión poco o nada planeada los resultados pueden ser contrarios a lo que esperamos.

Rigor o libertad, esa es la cuestión

Para todos es sabido que, los sistemas educativos de Finlandia y Corea del Sur son ejemplos a nivel internacional por su excelencia y los buenos resultados que han alcanzado.

La pedagogía más allá del aula de clases

El punto de vista de una estudiante sobre cómo la lectura se transforma en un hábito que une cursos, familias, docentes y educandos.