Como estudiante de formación complementaria de la IED Escuela Normal Superior María Auxiliadora de Santa Marta quiero contar porqué escogí esta bella profesión.

Sin duda alguna me  inspira ser maestra las ganas de enseñar, de cambiar esos pequeños corazones, inyectándoles  cada día un poco de amor acompañado de valores. Desde muy pequeña soñaba con ser maestra jugaba a darle clases a mis hermanos que aun siendo ellos mayores que yo me seguían el juego, ellos fueron creciendo y ya mis juegos de la escuela no les emocionaban, entonces opté por elegir de estudiantes a cada una de las matas del patio de mi abuelita, parecía loquita pero soñaba mi escuela ideal.

A la hora del recreo les rociaba agua a  cada una de las plantas y a la hora de la salida les recordaba venir bien presentadas para la próxima clase; recuerdo tanto que mi abuelita  decía “esa niña va ser profesora como la tía” y no estaba muy lejos de la realidad, era mi tía quien me inspiraba a ser como ella, mi modelo a seguir pero más que eso era y sigue siendo esa vocación de ser maestra la que siempre me acompaña y que día a día me ayuda a vencer cada obstáculo que se me presenta en el camino.                                          

Cuando tuve la dicha de entrar a esta mi escuela a formarme como maestra  le di gracias a Dios pues era quien conocía  mi gran anhelo de convertirme en maestra y no en cualquier maestra, en una de la más alta calidad capaz de ir más allá de enseñar, a tomar un lápiz y deletrear palabras. Una maestra que enseñe de manera integral impartiendo ante todo el amor a Dios.

Soy consciente de que los niños de mi ciudad y sobre todo los de la zona rural, necesitan y merecen maestras de calidad, que estén preparados para atender las diferentes  necesidades de los niños esto lo pude percibir durante mis prácticas pedagógicas investigativas.

Hoy digo quiero dejar mi huella en cada uno de los estudiantes en los que tenga la oportunidad de conocer y guiar que me vean como una amiga en la que puedan confiar porque pienso que con amor, con afecto los estudiantes aprenden mejor.

*Las opiniones expresadas en este blog son responsabilidad estricta del autor.
Imagen de Denis Cecilia Avendaño Cuao

Denis Cecilia Avendaño Cuao

Estudiante de Formación Complementaria – Segundo Semestre. Escuela Normal Superior María Auxiliadora de Santa Marta.

Compártalo
Califique este artículo
No hay votos aun

Contenidos relacionados

Cómo el Premio Compartir le cambió la vida al docente Carlos Enrique Sánchez

El Gran Maestro del año 2011 dedica unas palabras para contar cómo participar en este concurso de la Fundación Compartir le abrió puertas en Colombia y en el mundo entero. 

Estrategias para la sana convivencia de los niños

Experiencia en las escuelas rurales de Santa Marta desde una perspectiva social de sana convivencia.

Democracia: ¿un principio para firmar la paz?

A través del proyecto “Gobierno escolar”, el colegio Compartir en Suba (Bogotá) promueve la participación democrática de parte de sus estudiantes.