Cuando las reglas del juego están claras, es más fácil entender la dinámica y dar mejores resultados.

Es lógico: si se quiere formar educadores es necesario que estos aprendan todo lo relacionado con la pedagogía más allá de las áreas del saber que vayan a dominar y dar a sus estudiantes. Sería absurdo pensar que un ser formador no conozca los conceptos básicos para entender, acompañar y ser tutor de los jóvenes y niños; básicamente iría en contra de su principio como educador. Pero, si esto es apenas razonable, ¿por qué no lo pensamos de la misma manera desde el otro lado del salón de clase? Es decir: al educador le enseñan a enseñar pero, ¿el estudiante aprende a aprender?

La Unión Europea habla de algo llamado las “Competencias clave en la Educación Secundaria Obligatoria”, lo cual consiste en que todas las personas deben contar con una serie de conocimientos básicos para lograr un desarrollo pleno, tanto el ámbito personal y laboral, como en el social, con un objetivo claro: que estén en condición de ajustarse a las exigencias y necesidades globales. Dichas competencias son:

  • Comunicación lingüística.
  • Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología.
  • Competencia digital.
  • Aprender a aprender.
  • Competencias sociales y cívicas.
  • Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor.
  • Conciencia y expresiones culturales.

En este caso particular hago énfasis en la cuarta: “Aprender a aprender”, ya que cuando se habla de un proceso formativo, es fundamental que los docentes estén altamente capacitados, pero también es muy importante que los estudiantes cuentan con las condiciones necesarias para entender, de manera apropiada, aquello a lo que estarán expuestos durante su formación académica. (Lea: Aprendiendo a aprender)

Y es que no basta con enseñar bien, con ser puntual en los temas y necesidades del estudiante; es completamente necesario, además, que cada uno de los jóvenes y niños que asisten a una clase tengan pleno conocimiento de cómo se aprende, de cuáles son las herramientas, metodologías y mecanismos que usa el docente; debe saber y entender que existen diversas formas de aprender y debe poder conocer cuáles son más eficaces para hacerlo.

Es claro que el aprendizaje se trata de un proceso individual en donde cada uno de los estudiantes encuentran dificultades y atajos según sus condiciones y capacidades, en esa medida es clave que cada individuo pueda entender y elegir un método de estudio que lo lleve de manera más efectiva en el camino del aprendizaje. (Lea: Clubhouse: Cuando aprender te lleva a ser feliz)

La ruta en la que el estudiante se da la oportunidad de aprender, descubrir y crear debe estar mediada por una serie de factores que no son ajenos a su proceso, son aquellos en donde, además de comprender un tema específico, también le ayuda a entender e identificar por qué una metodología es más efectiva en su aprendizaje que otra.

Es en esa medida que se logra asegurar una verdadera permanencia en el aprendizaje, entendiendo que el aprender a aprender asegura que haya una verdadera apropiación del conocimiento y que haya un interés en seguir aprendiendo durante toda la vida.

 

 

 

*Las opiniones expresadas en este blog son responsabilidad estricta del autor.
Imagen de Cristhian Herrera

Cristhian Herrera

Community Manager

Compártalo
Califique este artículo
Promedio: 4.9 (7 votos)

Contenidos relacionados

Valores democráticos y mirada crítica: horizontes de la indagación

Reflexiones sobre lo que implica el análisis de las políticas públicas, específicamente en educación, con una atención a lo que sucede en el territorio y la valoración que de estas políticas se hace. 

10 tendencias de la educación con competencias en el siglo XXI

En la actualidad los jóvenes nacen inmersos en una cultura que cambia asiduamente y demandan nuevas competencias para mantenerse vigentes, lo que ha dado lugar a nuevos estilos en su formación.

Si nos dejan

Hablar de paz es un tema complicado, pero que debe ser fomentado y tratado en los espacios educativos para lograr su total aprehensión.