Hablar del día mundial de las poblaciones implica hacer una  mirada más reflexiva en torno a la repartición de la riqueza. 

El mundo día a día crece en el número de habitantes, los conglomerados humanos hacen pensar que verdaderos ríos de personas van a seguir creciendo en el planeta. ¿Pero acaso no es bueno que las poblaciones habiten y trabajen la tierra? Ese es precisamente el dilema, que en algunas zonas y espacios habitables del mundo ya son  insuficientes, como si fuera poco, tanto el trabajo como las zonas fértiles para el cultivo de alimentos se hacen insuficientes.

Hablar del día mundial de las poblaciones implica hacer una mirada más reflexiva en torno a la repartición de la riqueza, en tanto que la comida es suficientes para alimentar a todos los individuos del planeta, pero el porcentaje de desechos que terminan en la basura podrían utilizarse en muchos casos de escases alimentaria. En cifras concretas, según la revista de la National Geographic anualmente llegan a la basura no menos de 1.300 toneladas de comida, aspecto que ratifica la inadecuada conciencia de países desarrollados y subdesarrollados en relación a la equidad de la comida en el mundo.

Podría llegarse a pensar que no es un problema estrictamente el aumento poblacional, lo más preocupante se centra en varios factores así: el mundo no está preparado para una crisis alimentaria, mucho menos en relación a la escasez de agua, tampoco hay una plena conciencia del control natal de las familias, sobre todo en los casos donde la pobreza hace presa la ignorancia y la planificación familiar brilla por su ausencia.

Las poblaciones en el mundo tienen un derecho, es precisamente la posibilidad de decidir y controlar el número de los miembros de sus familias, sólo de esta manera podemos hablar de verdaderas políticas que ayuden a disminuir las brechas sociales que tanto daño hacen en medio de un mundo global, que no ha sido capaz de erradicar el analfabetismo, la pobreza y mucho menos la guerra.

En el día mundial de las poblaciones, se hace un llamado a las familias y a los gobiernos de turno al control natal, como mecanismo que debe garantizar la disminución de la pobreza y la llegada de nuevos miembros al seno de los hogares, donde se les garantice: en primer lugar el deseo de su llegada y en segundo lugar los mínimos vitales que todo ser humano está llamado a disfrutar, lo que conocemos como calidad de vida.

En este sentido, www.radialistas.net nos trae una pequeña reflexión que nos ilustra el panorama del aumento poblacional en el planeta tierra.

*Las opiniones expresadas en este blog son responsabilidad estricta del autor.
Imagen de Salomón Rodríguez Piñeros

Salomón Rodríguez Piñeros

Maestro Iluestre del Premio Compartir 2017.

Compártalo
Califique este artículo
Promedio: 5 (2 votos)

Contenidos relacionados

No soy lo que escribo, soy lo que tú sientes al leerme

Un libro es la ventana abierta a la creatividad e imaginación de un niño.

¿Evoluciona la escuela con la sociedad?

Reflexión acerca de la manera en que debe abordarse el cambio en la escuela.

Bill Gates y sus 11 reglas de oro

Frente a los alumnos de la secundaria Mount Withney,  el fundador de la gigantesca Microsoft, Bill Gates, da un “jalón de orejas” a los estudiantes recordándoles que los resultados y las metas no se alcanzan exigiendo y olvidando sus deberes.