Creado el: Jue, 27/04/2017 - 08:00 por Palabra Maestra

Una historia de mente: relato de construcción colectiva de futuro

Una construcción colectiva de futuro origina excelentes resultados, mayores a lo que cada uno por separado pudiera obtener.

Autores: Sirly Meriño, docente Colegio Delia Zapata Olivella IED  y Juan Felipe Restrepo, vice-rector Gimnasio Los Pinos (Bogotá)*

No tenemos un referente colectivo y generacional de una verdadera educación pública equitativa, robusta, de alto desempeño, para niños y jóvenes en edad escolar. Ya en los albores de 1888 la ley 0092[1] diferenciaba la subvención de lo que era considerado “educación pública” y “educación privada”. 128 Años después  de esta práctica y transcurridas más de cinco generaciones es difícil concebir nuevos paradigmas y nuevas formas de relación en momentos en que hay fuertes imaginarios que propenden por la división de lo “público” y lo “privado”. Hoy  unos y otros escindidos nos señalamos más y  nos  apoyarnos menos justificando con argumentos cada vez más elaborados el proceder gremial e institucional. Nos concebimos como colegios “públicos” o  “privados”, con maestros del sector “público” o “privado”, con legislación distinta dependiendo si se está en lo “público” o lo “privado”, con calidad educativa “pública” o “privada”, con resultados en pruebas SABER propios de instituciones educativas “públicas” o “privadas”… Dos etiquetas, ¿Dos bandos? 

Hemos heredado un modelo real de concebir la educación que claramente no es el ideal ya que definitivamente ha olvidado su centro y su sentido: Los niños y jóvenes. Por ello Aliados 10 es para nosotros en otra lógica alterna una oportunidad de encuentro. Muchas instituciones fueron convocadas. Podemos pensar que algunos pudieran considerar esto como una opción fallida desde el principio. ¿Cómo construir en equipo una educación de Calidad donde las diferencias socio culturales no sean un obstáculo? ¿Es viable pensar en paradigmas distintos a la tradición? Otros sencillamente no tenían tiempo, tiempo que nunca habrá. Nosotros creemos en la oportunidad de conocernos como ciudadanos, como maestros, como adolescentes, como niños, como niñas, como padres, como comunidad.  Una opción de crear instituciones educativas que devuelvan al colectivo el derecho de ser educados sin distinción, sin importar el origen ni el estrato. “Esto requiere plantear una nueva cuestión: ¿Qué personas o individuos está formando la educación? ¿Cuál es el aporte de la educación en la sociedad y en la construcción de esferas públicas? ¿Qué es una educación de calidad?”[2] Estos interrogantes, pensamos, gestan nuevas formas de entendernos y comprendernos.

Como colombianos vivimos nuevos tiempos en el que el pasado está siendo revaluado y si bien somos herederos de percepciones acertadas y equívocas de realidad somos forjadores de nuestro futuro. En el ahora propiciado por el marco del Convenio de Cooperación 742 de 2016 visionamos  posibilidades para crear significados  y cambiar memorias. Dar en abundancia nuestro conocimiento, querer reconocernos como pares en nuestros saberes y misión, visitarnos en nuestros colegios y convertirlos en nuestros segundos hogares, hacer propios objetivos comunes, asumir con responsabilidad nuestros círculos de interés y decisión. Por eso nos hemos despojado de lo posible y nos constituimos como equipo Par De Mentes, porque si bien nuestro objetivo principal es crear entre pares estrategias que propicien la obtención de mejores resultados en las pruebas SABER a 2018, no es ese el objetivo fundante. Como buenos De-Mentes somos utópicos. Al momento hemos logrado increíbles, como enviar luego de un proceso de selección a un estudiante del Delia Zapata a Canadá por seis meses “todo incluido”, abrir nuestras planeaciones curriculares, enseñar rutas metodológicas para construir mejores resultados, sentarnos juntos en las aulas para aprender, soñar mejores vidas para nuestros estudiantes. Ante 128 años de continuidad dispar  es la De- Mencia compartida  que elegimos vivir.

Observadores comunes con seguridad argüirán lo evidente. Dirán que la distancia entre la educación pública y la privada es contundente, que  debido a diferencias como la infraestructura, las aulas especializadas, el acompañamiento de padres de familia en el proceso educativo la distancia cada vez será mayor, que el trabajo que se realiza entre el Gimnasio Los Pinos y el Colegio Delia Zapata no podrá  disminuir fácticamente esta brecha a partir del reconocimiento no solo de las diferencias sino también de las similitudes. Señalarán que es imposible proporcionar ventajas en la búsqueda de la calidad educativa y la obtención de  excelentes resultados con unos encuentros de pares.

A ello diremos que en nuestro primer encuentro fue importante reconocer al par, y que como docentes, directivos, administrativos, nuestras funciones y quehacer no tienen mucha diferencia entre un colegio u otro.

Arriesgándonos hemos vivido la construcción del plan de acompañamiento desde las necesidades propias del Colegio Delia Zapata en una elaboración colectiva que dio la posibilidad de pensar no sólo en los resultados de las pruebas externas e internas. Abandonando la seguridad de una tradición de 128 años hemos encontrado la incertidumbre y como respuesta la oportunidad de dar y recibir, de abrir las puertas de las dos instituciones educativas para pensar en educación, pensar en calidad y poder conocernos, visitarnos y construir una relación fraternal de acompañamiento y guía.

Como Par De Mentes nos embarcamos en un proceso de acompañamiento, donde el Gimnasio Los Pinos a partir del diálogo interinstitucional permitió que el Colegio Delia Zapata conociera, viviera y participara de las dinámicas de su institución, abriendo la posibilidad de vivenciar cómo trabaja cada equipo en cada colegio y empezar a adecuar y a contextualizar estrategias para aprovechar desde el Colegio Delia Zapata los recursos humanos, físicos y financieros con el fin de lograr a 2018 excelentes resultados académicos.

En este camino de Aliados 10 que sólo se hace al caminar  nos orientamos  para que se  logre un diálogo de saberes y aprendizajes[3], conversaciones  que desde las dos instituciones se ha sabido aprovechar para priorizar estrategias en la búsqueda de buenas prácticas educativas como lo es el fortalecimiento del liderazgo, el uso de resultados y repensar las estrategias de evaluación.

Desde la óptica del colegio Delia Zapata, uno de los avances significativos  ha sido el pensar en la transformación de las prácticas valorativas del trabajo de los estudiantes  para propiciar una evaluación formativa que conduzca a nuestros niños, niñas y jóvenes a aprender con propósitos claros,  a utilizar los resultados de su  evaluación  para retroalimentarse y mejorar. Y al docente a apropiarse de su práctica pedagógica,  a crear ambientes de calidad en el aula que propicien el aprendizaje con propósitos intencionalmente definidos, a buscar  didácticas más adecuadas y,  por supuesto,  el bienestar mutuo en el aula. Es  pensar  la planeación de las actividades y del trabajo en equipo para consolidar estrategias que como una consecuencia del proceso de enseñar y aprender posicionen a la Institución Educativa Distrital con excelentes resultados frente a referentes de calidad como las pruebas SABER y el ISCE.

Es gratificante ver cómo en las visitas que hacen los estudiantes del Colegio Delia Zapata al Gimnasio Los Pinos no se aprecian las diferencias, en ambas instituciones, son niños, niñas, jóvenes con sueños, con problemas, con soluciones, con expectativas, con propósitos, con proyectos, bien sea en un grupo que se va a Canadá o en el desarrollo de la semana de la Afectividad y la Sexualidad. En los encuentros entre pares de ambas instituciones prima el lenguaje cordial y el trabajo en equipo.

Una construcción colectiva de futuro origina excelentes resultados, mayores a lo que cada uno por separado pudiera obtener. Las dos instituciones le hacemos una apuesta al acompañamiento que genera la iniciativa del Ministerio de Educación, postura que se va concretando con las modificaciones de las actividades de enseñanza y aprendizaje en las instituciones y que como resultado se esperan ganancias en cada establecimiento, porque sabemos que el propósito no es que el Colegio Delia Zapata recorra siguiendo instrucciones detrás de  sino en compañía del Gimnasio Los Pinos. Somos compañeros en el mismo viaje.

 

Referencias

Congreso de Colombia. (16 de Noviembre de 1888). Ley 0092. Diario Oficial. Recuperado de http://www.mineducacion.gov.co/1759/articles-102513_archivo_pdf.pdf

Espinosa, B. N. y Paredes Z. B. (2012) La resistencia al Cambio. Un estudio de caso. Instituto de Ciencias   Sociales y Humanidades. 1-19

Salazar, C. (2008). La calidad en la educación pública. Educación y Ciudad 14, 11-28.

 Schapira, Débora. El Reto de Mejorar las Evaluaciones. En Semana Educación Nº 15. Abril 2016

 *Los establecimientos educativos Colegio Delia Zapata Olivella IED y Gimnasio Los Pinos son colegios participantes del proyecto “Aliados 10” del Ministerio de Educación en la ciudad de Bogotá.

 

[1]  (Congreso de Colombia, 1888)

[2] (Salazar, 2008)

[3] http://compartirpalabramaestra.org/corpoeducacion/aliados-10-trabajando-...

Compártalo

Califique este artículo
Promedio: 5 (2 votos)