¡De ingeniera a docente!

En el año 2008 cambié la fría y alborotada Bogotá, por la cálida y tranquila Santa Marta.