Creado el: Mar, 12/05/2015 - 17:00 por Palabra Maestra

70 Años no es nada

70 Años no es nada

Acompañado de sus 19 nietos y cinco bisnietos Miguel Ángel Ararat celebró su título profesional. Además dice que ahora planea cursar un posgrado en derecho de familia.

Miguel Ángel Ararat, un colombiano que entre más de 2000 estudiantes de la Universidad de Santiago de Cali, no solo recibió su diploma que lo acredita como abogado, sino que además lo hizo con honores.

En una sencilla pero significativa ceremonia se escuchó el nombre de Miguel Ararat. El llamado sorprendió a muchos de los presentes al reconocer a lo lejos como un hombre cuya cabeza estaba poblada de canas pasaba a recibir su diploma; para otros en cambio, fue tan sólo un momento cumbre donde la dedicación de Miguel daba frutos.

El pesimismo de sus amigos e incluso de algunos familiares no se hizo esperar cuando, a la edad de 56 años, Miguel tomó la decisión de empezar sus estudios de abogacía. A este pesimismo Miguel respondió “El que no espera vencer está vencido”.

No importó renunciar a su única propiedad por lo que en 2001 Ararat comunicó a sus hijos la decisión de vender el lote donde tenía un cultivo de cacao para poder  matricularse en la Universidad Santiago; la idea era arriesgada pero sus hijos no dudaron en apoyarlo aunque vender ese terreno significaba renunciar a la única herencia que podría dejarles su padre.

Jamundí le dio la oportunidad de crecer poco a poco y fue allí donde fue mensajero, archivista e inspector del departamento de riesgo del Instituto de Seguro Social, inspector de Policía. Más adelante, trabajó en la Contraloría General de la Nación y fue en en la auditoría de carrera judicial e instrucción criminal y orden público en donde la pasión y la determinación por estudiar derecho crecieron y lo impulsaron a sacar adelante su profesión.

Durante la ceremonia el rector de la Universidad Santiago de Cali, Carlos Pérez Galindo, manifestó que ejemplos como el de Miguel Ángel consolidan la importancia del compromiso y la dedicación, fundamentales, no solo para estudiantes sino para toda la sociedad.

Compártalo

Califique este artículo
Promedio: 5 (1 voto)