Creado el: Vie, 09/12/2016 - 00:00 por Palabra Maestra

El “homeschooling” cobra fuerza en los Estados Unidos

La educación en casa es cada vez más tenida en cuenta por los padres de familia que buscan alternativas y métodos para evitar la enseñanza tradicional.

Según la oficina de prensa de Escuelas Públicas del Condado Miami – Dade en Estados Unidos, 3.220 estudiantes practican la educación en el hogar, siendo el cuarto en cantidad de alumnos (345.000) del sistema de escuelas públicas de todo el país, al que le sigue Nueva York, Los Ángeles y Chicago. Estas cifras evidencian el camino al que están acudiendo cada vez más padres, principalmente por sentirse agobiados con tantas tareas y pensar que: “el sistema de enseñanza tradicional está mal diseñado, ya que se enfoca más en el trabajo de los padres que en el bienestar emocional del niño”, anotó Paula Castaño, una bailarina profesional que está criando a sus hijas entre ensayos, actuaciones y países.

En Estados Unidos, hay cientos de niños y niñas que están aplicando el método homeschooling, el cual se basa en estudiar en casa y brindarle, tanto a los padres como a los chicos, la independencia de elegir los planes de estudios, métodos, bibliografía y la administración total del tiempo, y algo muy importante, que está amparado por las leyes de ese país.

"Esto comenzó en la época de los hippies y luego se propagó con padres evangélicos, cuando quitaron la educación religiosa del colegio público", explica Cybele Botrán, una californiana con máster en Educación que lleva 13 años practicando la educación en casa con su hijo, Miguel, que ahora tiene 20 años y estudia Astrofísica en la universidad, y con sus otros dos hijos, Adrián, de 18, y Sophia, que tiene 16.

La razón por la que Cybele empezó a ejercer esta práctica es porque tenía poco tiempo para visitar museos y hacer actividades recreativas en familia, y para Paula, la motivación principal no fue la presión de una vida casi nómada sino que cree que, a los 4 o 5 años, un niño no está preparado para tantas horas sin sus padres.

Estudiar en casa es muy sencillo en Estados Unidos, solo se necesita voluntad, notificarlo al sistema de enseñanza público y enviar el aval de un especialista una vez al año, para dar cuenta del rendimiento individual del estudiante. Además, las familias se organizan en grupos afines, para no perder el contacto social y se afilian a grupos como el ‘Parents Association for Teaching at Home’ (Asociación de Padres para la Enseñanza en el Hogar, PATH, sus siglas en inglés) y se reúnen todas las semanas para enriquecer los conocimientos de los estudiantes con lo que puedan aportar los padres.

Compártalo

Califique este artículo
No hay votos aun