Imagen de Jairo Hernando Gómez Esteban

Jairo Hernando Gómez Esteban

Doctor en Educación. Magíster en Sociología de la Educación

Psicólogo. Profesor Titular adscrito a la Maestría en Investigación Social Interdisciplinaria de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Miembro del grupo Vivencias. Autor de diversos libros y artículos en revistas indexadas sobre educación ético-política, metodología de la investigación social, subjetividades políticas y narrativas biográficas. Autor de un libro de cuentos: Colombian Reality show y otros relatos, publicado por la Universidad Distrital.

Contenidos del autor

Diez razones para educar la tristeza del pensamiento (II)

Segunda entrega de esta columna que reflexiona alrededor de la tristeza como motor transformador del pensamiento.

De cómo utilizar nuestro romanticismo político

Ante el predominio de las emociones en lo político, sólo queda acogerse a los procedimientos democráticos para dirimir los conflictos.

La pedagogía del capitán fantástico

Captain fantastic, una película que se debe trabajar con mucho cuidado porque se le puede salir al profesor (a) de las manos en su discusión y análisis.

Pedagogía de la metamorfosis

Esta propuesta pedagógica se centra en los cambios del pensamiento y de la ciencia, en nuestra relación con la Tierra y el sentido de lo humano.

El mal y la educación

El mal, entendido como el drama de la libertad humana, constituye uno de los mayores retos de la educación ético-política y estética. Se requiere, entonces, maniqueísmos aparte, una conceptualización clara y profunda de sus implicaciones para su manejo pedagógico y formativo.

Secularizar la educación política

Lo mejor desde el punto de vista educativo, es trabajar y abogar por una sociedad decente, tal y como la entiende el filósofo Avishay Margalit.

La educación de jóvenes en conflicto con la ley

La delincuencia juvenil involucra y refleja toda la problemática social, cultural y económica de un país, y sus relaciones con la escuela no pueden escamotearla ni aislarla.

Recuperar el humanismo

La mayor apuesta del humanismo está en la educación: una que retoma y reformula los tres objetivos de la Paideia griega: la verdad, la belleza y la justicia.

La constitución de la subjetividad

La subjetividad, entendida como singularidad y modo de existencia, se constituye básicamente a partir de la relación consigo mismo y con el otro.

Las emociones como núcleo de la educación política

La educación política ya no puede seguir concentrada en desarrollar las tradicionales -y fallidas- competencias liberales de participación, deliberación y búsqueda de consensos.

Diez razones para educar la tristeza del pensamiento (I)

Educar la tristeza del pensamiento significa educar para la modestia, la honradez, el extravío y la tolerancia.

La educación en tiempos de la posverdad

Convendría pensar en una educación basada en la relación crítica consigo mismo, en la que se enfrenten ese anhelo humano de satisfacer las necesidades materiales inmediatas con la facultad de imaginar mundos posibles compartidos.

Los meandros de la educación para la paz

El ejercicio de la memoria para la reconciliación, la formación en la justicia restaurativa y en la crítica de sí mismo, son condiciones insoslayables en la educación para la paz.

Sobre Martha Nussbaum

Las implicaciones políticas, culturales y educativas de la obra de la filósofa norteamericana resultan imprescindibles para el momento histórico que está atravesando nuestro país.

Las tribulaciones de la enseñanza de las ciencias sociales

Los llamados a eliminar o reducir las ciencias sociales y las humanidades de todos los niveles educativos en diferentes países, aunadas a una política estatal que las menosprecia, han puesto a esta área del saber en su mayor encrucijada.

La cultura ciudadana como núcleo de una ciudad educadora

El sentido de una ciudad educadora debe replantearse en términos políticos de una formación para la convivencia, la solidaridad y la sociabilidad humana, y no reducirla a una pedagogía moral de las virtudes cívicas.

Los usos educativos de la memoria

Aquí los problemas ya no se centran en los mecanismos de procesamiento y recuperación de la información, sino en la forma como las personas comparten recuerdos.

La formación del pensamiento crítico

La formación, entendida como la construcción de sí mismo, no puede ser indisociable del pensamiento crítico dada su naturaleza creativa y propositiva.

El relato de sí en la escuela

Las historias de vida no solo son una técnica de investigación social, también pueden constituirse en una importante estrategia formativa cuando se plantea en términos prospectivos y ficcionales para realizar cambios en el rumbo de nuestras vidas y organizar la experiencia de múltiples formas.

La utilidad de los conocimientos inútiles

En un mundo en que el “saber hacer” es el objetivo principal de la educación para garantizar un mínimo de empleabilidad y desempeño laboral, cualquier actividad o idea que se plantee es considerada superflua y estorbosa.

Las falacias de la democracia digital

Todos en la cama o todos en el suelo, solo debemos cuidarnos de mantener la corrupción en sus justas proporciones. 

La investigación como invención de lo social

Es necesario recuperar el papel de la ficción y la imaginación en la investigación social contemporánea.

El aprendizaje ciudadano en tiempos de cólera

El aprendizaje ciudadano debe contribuir a realizar transformaciones en las prácticas culturales que son las que, por principio, posibilitan transformaciones políticas.

¿Es posible todavía educar para la utopía?

El pensamiento utópico como método se realiza a partir de imágenes, ideas, sensibilidades o sentimientos que buscan la trasformación de la realidad.