Usted está aquí

Agosto 9, 2018

5 formas de enseñar empatía a niños de todas las edades

Con esta habilidad, los estudiantes entienden que tienen la capacidad de ser líderes y pueden ingresar a la fuerza laboral del siglo XXI armados con compasión, comprensión y conciencia social.

Cuando pensamos en el éxito, las habilidades como la colaboración, la gestión del tiempo y el pensamiento crítico vienen inmediatamente a la mente. Si bien estas habilidades son importantes, muchos empleadores del siglo XXI argumentan que la empatía, definida como la capacidad de identificarse con los demás y compartir sus emociones, es la clave del éxito. Es también la base de ser humano. La empatía demuestra que puedes relacionarte con otras personas, muestra que eres consciente de ti mismo y que puedes manejar tus emociones y las dificultades de otras personas.

Entonces, ¿cómo enseñamos a los estudiantes a dominar una habilidad que está enraizada en la emoción en lugar de la realidad?

La estimulación visual realmente ayuda a los estudiantes, cualquier cosa les permita ver, escuchar y experimentar lo que sucede con otras personas. Igualmente, ayuda hablar en casa sobre los temas que están conectados con el aprendizaje social y emocional, incluida la diversidad, el respeto y la inteligencia social.

En Milton Hershey School, Hershey, Pensilvania, Estados Unidos, todos los estudiantes, desde pre kínder hasta duodécimo grado, están aprendiendo cómo ser empáticos dentro y fuera del salón de clases a través de actividades creativas que les enseñan a manejar situaciones emocionales y sociales. Echa un vistazo a estas cinco maneras de inculcar empatía en los estudiantes de todos los grados.

  1. El ejercicio del papel de colores

Para ilustrar la empatía, uno de nuestros maestros de secundaria comienza mostrándoles a los alumnos un pedazo de papel de colores limpio y pidiéndoles que compartan adjetivos positivos que describan el papel. Después de que los alumnos compartan sus observaciones iniciales, se les pide que arruguen, rasguen o pisen el papel. Esto se convierte en una oportunidad de aprendizaje visual cuando los estudiantes se dan cuenta de que cuando son groseros o desagradables con las personas, tienen un impacto duradero, al igual que el papel rasgado.

Resultado: los estudiantes aprenden que tienen dos opciones, ofrecer cuidado e interés, o destrozarse unos a otros.

  1. Fragmentos de películas

Los programas de televisión y las películas son algunos de los mejores métodos para enseñar empatía a los estudiantes más jóvenes. Esto les permite experimentar lo que está sucediendo con otras personas, incluso si son personajes de ficción. Por ejemplo, la película "Wonder" ha dado lugar a muchas discusiones significativas en nuestros salones de clase; animamos a los estudiantes a compartir sus pensamientos y mantener conversaciones honestas sobre el personaje principal, quien tuvo múltiples cirugías en su rostro.

Resultado: los estudiantes aprenden a comunicarse abierta y respetuosamente sobre situaciones del mundo real que requieren inteligencia social y emocional.

  1. Dramatizaciones

Dentro y fuera del aula, las dramatizaciones pueden ayudar a los alumnos de primaria a aprender sobre otras personas. Nuestro currículo de vida familiar incluye una lección llamada "en tus zapatos", donde se les pide a los estudiantes que piensen en qué pasaría y cómo se sentirían si no tuvieran un hogar o trabajaran en una carrera específica. Este tipo de ejercicio de dramatización les permite identificarse con varios individuos y profesiones.

Resultado: los estudiantes aprenden a ver las diferencias con respeto y comienzan a desarrollar una mentalidad de crecimiento.

  1. Campaña de amabilidad

Con el objetivo de construir una cultura escolar positiva en este año escolar, nuestros estudiantes de secundaria formaron una campaña de bondad. El personal alentó a los estudiantes de todas las edades a realizar actos de bondad y a escribir sus acciones en hojas de papel que se mostraban en toda la escuela.

Para involucrar a los estudiantes, puedes intentar establecer una meta para toda la escuela, por ejemplo, 1000 actos de bondad en dos semanas. Esto promueve el positivismo y les enseña a los estudiantes a ser proactivos en la forma en que actúan ante los otros estudiantes y los adultos.

Resultado: los alumnos aprenden a ser proactivos en lugar de reactivos cuando responden a situaciones en las que tienen que comunicarse con los demás.

  1. Mensajes positivos

Para los estudiantes de secundaria que desean independencia, es importante crear un sentido de comunidad y pertenencia. Les proporcionamos a los alumnos notas adhesivas coloridas y los alentamos a escribir mensajes positivos para compartir con sus compañeros. Esto les permite aprender unos de otros y considerar cómo pueden apropiarse de la construcción de relaciones.

Resultado: los estudiantes aprenden a expresarse de manera positiva, lo cual es una parte importante de la empatía.

La empatía se mueve más allá de la bondad

 En última instancia, la empatía es más que ser amable, va un paso más allá. La empatía se trata de demostrar respeto genuino por los demás y ser capaz de responder positivamente a situaciones desafiantes porque se es capaz de comprender las emociones de la otra persona. Con esta habilidad, los estudiantes de todas las edades entienden que tienen la capacidad de ser líderes y pueden ingresar a la fuerza laboral del siglo xxi armados con compasión, comprensión y conciencia social.

 

Fuente: TeachMag.

Traducción: Andrea Lugo.

Escrito por
Supervisora del Currículo de Aprendizaje Social y Emocional Milton Hershey School, MHS.
No hay votos aun
Estadísticas: .