Digo sí a mi vocación y con experiencias significativas la reafirmo

La experiencia de una Maestra en formación de la Escuela Normal María Auxiliadora de Santa Marta. 

Sabía que desde que inicie el Programa de Formación Complementaria  llegaría el momento de realizar mis prácticas, nuestra maestra Sandra Bendek nos recordaba los días que faltaban para ir a las escuelas a transformar vidas y conocimientos.

El 14 de Agosto a eso de las 5:40am me levanté y me senté en mi cama, sentía temor de cómo me podían recibir mis alumnos,  si en realidad les caería bien, si podían comprender mis clases y si esta experiencia fortalecería mi vocación docente.

Iba camino a mi escuela de práctica con mi mama y no puedo mentir que sentía temor y ansiedad; La escuela queda en un lugar vulnerable de mi ciudad, los alumnos trabajan diariamente por el mejoramiento de sus vidas y viven a kilómetros de allí pero aun así todas las mañanas emprenden  su camino para compartir experiencias significativas dentro del aula;  los problemas de sus hogares influyen negativamente al desarrollo de las clases y a su vida escolar.

Cuando conocí la escuela y en las condiciones que estaban los alumnos pude reflexionar conmigo misma y desde el primer día nunca se me borro esta frase “Quien quiere, puede”.

Desde que ingrese la escuela se encontraba a mi disposición, los docentes y directivos tienen una perspectiva de las normalistas tan positiva que cada vez que me preguntaban si era de la normal lo respondía con orgullo ¡SI!, me presente junto a mi maestra de práctica y le extendí las manos heladas del temor que tenía; cuando entré al aula fue impresionante la emoción que tuve de ver tantos niños diciéndome ¡Hola seño! Escribiendo esto se me eriza la piel cada vez que lo recuerdo. Los estudiantes de Cuarto 1 generaron en mi seguridad y satisfacción de decir: Soy Normalista.

 Mi primera semana de planeación  imaginaba tantas estrategias para que cada uno de mis alumnos entendiera, me sentía afortunada de vivir la experiencia con Adriana Ochoa mi estudiante Down quien también fue pieza central en mi crecimiento docente.

Día a día me colocaba metas y sabía que cuando saliera del aula podría decir lo logre, desde el primer momento conocí sus intereses y eso fue  fundamental para el desarrollo de mis clases, amaban estar a mi lado y que yo los convirtiera en protagonistas de sus propios conocimientos. Experimentos, cuentos, evaluaciones y juegos en equipo ayudaron a que cada una de los 37 alumnos que tenía mejorará en su rendimiento escolar.

No se imaginan que tan distinto sea estar en un aula con miles de cabezas que dentro de ellas tienen experiencias diferentes y que yo como maestra en formación contribuir positivamente a la construcción de sus conocimientos.

Cada uno de mis alumnos: Yulian, Adriana, Camilo, José, Fernando, Dana y otros 30 fueron quienes me ayudaron al desarrollo de mí ser docente y quienes diariamente con sus ocurrencias de niños me llenaban el alma de alegría.

Las experiencias de la Práctica Pedagógica han dejado en mis huellas positivas para confrontar que no estoy en la carrera equivocada y que con mis conocimientos puedo fortalecer la vida de cada una de las vidas a las que hago parte cuando ingreso a un aula.

El ser docente para mí no es una profesión sino una vocación y un estilo de vida es por eso que cada reafirmo que “Quien con amor educa, amor recibirá”. Fue así como desde mi hogar en compañía de mi familia me ayudaron a dar amor y así mismo recibirlo, no dudo que en esas cuatro semanas mi familia me apoyó inmensamente y que al final cuando ya quería tirar la toalla mi padre desde el cielo me daba alientos y fuerzas porque él quería verme como una maestra en ejercicio. Dios cada día les coloca metas a las personas para transformar vidas y eso fue lo que afortunadamente hice “Transforme realidades con amor”

*Las opiniones expresadas en este blog son responsabilidad estricta del autor.
Imagen de Lorena Tatiana Bautista Baena

Lorena Tatiana Bautista Baena

Estudiante del Programa de formación complementaria-Primer semestre. Escuela Normal Superior María Auxiliadora-Santa Marta

Compártalo
Califique este artículo
No hay votos aun

Contenidos relacionados

Maestro, una hermosa profesión

La mirada a la carrera docente desde una maestra en formación. 

¿Cómo lidiar con los estudiantes problemáticos del aula? Recomendaciones

Maestro, aprenda a distinguir cuáles son los estudiantes que distorsionan sus clases y cómo sobrellevarlos para que no afecten a sus compañeros en el aula de clases.

#Educatuciudad, herramienta para valorar la educación en el país

Todos por la Educación te invita a que uses esta plataforma, valores diferentes aspectos de la educación y participes en la construcción del Plan de Desarrollo de tu ciudad.