Usted está aquí

Mayo 28, 2018

Juego de roles: más que una actividad, un juego de aprendizajes

La experiencia de una docente de la Institución Educativa Compartir Suba que, gracias a sus clases disruptivas, ha desarrollado habilidades y capacidades en sus estudiantes.

Cuando se es docente surgen muchas dudas e inquietudes acerca de cómo hacer que los estudiantes aprendan, entiendan y logren aplicar los ámbitos manejados en cada ambiente de formación con su contexto y diario vivir, y que no los tome como elementos separados, en donde lo aprendido en la escuela no les va a servir para su vida. Es allí donde los procesos que surgen a partir de la práctica generan motivación en los educandos para que puedan aplicar sus habilidades y capacidades.

En una de las prácticas desarrolladas para verificar los aprendizajes adquiridos por los niños y niñas acerca de la reproducción en seres vivos, en el curso 801, se desarrolló un juego de roles, es decir, una serie de dinámicas en la que los estudiantes podrían demostrar lo aprendido en el primer periodo a través de un noticiero, un rap, una canción, y una dramatización; cambiando la forma de evaluación tradicional y sin desmeritar el trabajo por hacer algo diferente, ya que no solo se está poniendo a prueba la memoria como en una evaluación escrita, sino que además se potencia el trabajo en equipo, la creatividad y el pensamiento crítico, competencias del siglo XXI y las que se fomentan en la Institución Educativa Compartir Suba, con las que se pretende que los jóvenes apliquen sus habilidades y capacidades dando soluciones a situaciones problema de su diario vivir.

Fue para mí sorprendente, además de gratificante, ver y escuchar a la estudiante Angie Pacherres, una niña que se caracteriza por su estilo rapero y que en una primera impresión puede dejar una mala percepción, pero que cuando la conoces te das cuenta lo valiosa y especial que es.

Pero por qué menciono esta práctica de aula en especial o por qué menciono a esta niña particularmente. Es porque Angie tiene algunas dificultades con algunos de sus compañeros por su forma de ser y expresarse (algo agresiva), y por el pánico que le genera hablar o exponer delante de sus compañeros o en público.

Con esta presentación ella se apropió del personaje de rapera que lleva inmerso en su sangre, se convirtió en canta- autora de un rap sobre la reproducción sexual, donde sus compañeros y su profesora de Biología se convirtieron en su público y sus fans número uno, ya que todos los asistentes a este pequeño concierto estábamos ansiosos por escuchar esta gran artista.

La presentación fue muy emocionante no solo para mí como docente si no para sus compañeros también, porque todos nos sentimos tan orgullosos del trabajo que había realizado que más que aplausos, se había ganado toda nuestra admiración. Con Angie aprendimos que no hay que dejarse llevar por las apariencias, que al hacer lo que nos gusta, los resultados obtenidos son excelentes y satisfactorios porque se hacen con amor y pasión, y donde se siente la satisfacción del deber cumplido.

A mí me recordó la importancia de mi papel y mi labor como docente en el aula de clase, ya que la función principal del docente radica en identificar las habilidades y capacidades de las personitas que forman el futuro del país, para que de esta forma las puedan fortalecer en pro del aprendizaje y el conocimiento, y así formar seres integrales con un saber, un saber hacer y un ser, que les permitan vivir en la sociedad del siglo XXI.


Imagen Photo de Personas creado por freepik

Escrito por
Docente de la Institución Educativa Compartir Suba.
No hay votos aun
Estadísticas: .