Usted está aquí

Diciembre 14, 2018

El MEN: ¿Al son de los movimientos estudiantiles?

No debemos perder de vista que el objetivo es lograr una educación de calidad para todos. Entonces, ¿qué balance se puede hacer del Ministerio de Educación Nacional en 2018? Conózcalo.

Las movilizaciones estudiantiles del segundo semestre del 2018 sin duda nos deben enorgullecer como democracia, a pesar de que seguramente sean un dolor de cabeza para la administración pública; ´dolor de cabeza´ que es mejor no curar con una píldora sino comprender sus causas para ofrecer soluciones reales y de fondo.

Las nutridas movilizaciones muestran que son muchas las voces descontentas. ¿Qué dicen exactamente estas voces? El descontento ha girado alrededor de la desfinanciación de la educación superior, más exactamente de la operación de las universidades públicas y la tensión con la financiación del programa Ser pilo paga.

Quienes tienen capacidad para movilizarse son los jóvenes universitarios, sin embargo, sería valioso que ellos también cuenten con una visión de conjunto. No debemos olvidar que de los jóvenes que logran llegar a la educación media tan solo el 56% la culminan[1], es decir, pueden ingresar a educación superior, o que el 14% de los niños entre 12 y 15 años de las zonas rurales no asisten a secundaria[2] y así sucesivamente. Es fundamental que el país comprenda que es la educación en su totalidad, la que requiere más y mejor inversión.

No debemos perder de vista que el objetivo es lograr una educación de calidad para todos. No se trata de financiar estructuras institucionales que es posible no estén dando los resultados que se esperan, lo que significa re pensarse en función del propósito, hacer las transformaciones que se requieran. Una cosa son las deudas y compromisos, que por supuesto debemos pagar, sin desviarnos del interés superior.

¿Se requieren entonces más recursos para educación? Si, por supuesto. Para todo el sistema educativo, comenzando por la educación inicial. Y que estos sean mejor utilizados para que efectivamente mejoremos la calidad de la educación y para todos, lo que implica cerrar las grandes brechas que existen entre diversos grupos poblacionales.

Ahora bien, es un asunto de más recursos para el sector bien invertidos, pero no sólo eso. Es un asunto de todos sectores, no solo del educativo. Por ejemplo, debemos hacer más atractivo el campo para los ciudadanos, de manera que encuentren en éste buenas oportunidades para desarrollar su vida profesional, entre estos los maestros. Y esto, por supuesto no solamente incumbe al sistema educativo, sino que pasa por la reforma agraria, por el desarrollo de vías y servicios públicos dignos en estas zonas, infraestructura tecnológica, en fin, las condiciones de un terreno propicio para construir vidas dignas.

Sin duda las movilizaciones son una buena oportunidad para construir conjuntamente los derroteros del nuevo plan de educación. Pero el ‘son’ se debe construir entre todos, lo que implica una gran capacidad de escuchar las distintas posturas y construir unas nuevas a la luz del gran propósito: ¡Calidad y Equidad, Calidad y Equidad!

En concreto esto implica, entre otras cosas, que los estudiantes aprendan a pensar, a argumentar, que se invierta en ciencia y tecnología, repensar el diseño institucional del sistema de manera que tenga incentivos para mejorar calidad y ser equitativos.

Ojalá el ‘son’ de las movilizaciones sea el que nos conduzca a tejer, tal como nos invita a hacerlo el documento de la Fundación Empresarios por la Educación “Ideas para tejer” y hagamos honor a su nombre.

 

Escrito por
Directora de Desarrollo y Liderazgo Pedagógico
Promedio: 4 (4 votos)
Estadísticas: .