Imagen de Melissa Hernández

Melissa Hernández

Coordinadora de incidencia Política de la Fundación Compartir

El Valle del Cauca le dice sí a la evaluación docente

Publicado: Sáb, 05/03/2016 - 16:00

Reconocer al Valle del Cauca desde las necesidades en evaluación docente y construir estudios que incidan sobre las mismas es el punto de partida para fortalecer una cultura de la evaluación en la región.

El pasado 16 de febrero se discutió en la ciudad de Cali sobre la necesidad de construir una evaluación docente que responda a la apropiación de competencias necesarias para desarrollar prácticas pedagógicas de calidad. Además, se habló sobre la importancia de seleccionar profesores con buenos resultados académicos y habilidades interpersonales, de la formación continua y finalmente de sistemas de incentivos y evaluación diferenciada. El mensaje del Valle del Cauca fue claro: se necesita una evaluación docente, pero sobretodo una que contribuya a la consolidación de la excelencia docente y educativa en la región.

Reconocer al Valle del Cauca desde las necesidades en evaluación docente y construir estudios que incidan sobre las mismas es el punto de partida para fortalecer una cultura de la evaluación en la región.

La idea principal que dio origen a la plenaria fue la expuesta por Juan Mauricio Ramírez, investigador asociado de Fedesarrollo. De acuerdo con el estudio “¿Necesita la educación colombiana un sistema de evaluación docente? ¿Cuál y para qué?’”[1], el investigador argumentó que el país aún no presenta un sistema que sirva para brindar una mejor calidad educativa; aún no se genera suficiente información que le sirva al docente para retroalimentar su práctica pedagógica.

Su discurso se basó en tres grandes problemas:

  1. El carácter subjetivo de la evaluación de desempeño del docente, pues es el rector quien se encarga de implementarla.
  2. Si realmente la evaluación mide las competencias o habilidades de enseñanza en el aula.
  3. La falta de recomendaciones sobre cómo mejorar la práctica docente.

Al respecto, los asistentes expusieron que el éxito educativo del sistema de evaluación no solo dependía del desempeño del docente dentro del aula de clase. Voces como las de los profesores Dulfay González y Javier Fayad mencionaron la importancia de ponerle el foco a los procesos de selección docente, el tipo de formación que estos reciben, la diferenciación de la docencia en zonas vulnerables y la descentralización del sistema de evaluación.

El diálogo se concentró en aceptar el actual modelo de evaluación, pues responde al discurso actual sobre lo que significa ser un buen profesor, es decir aquel que refleja un buen desempeño en los resultados de los estudiantes en prácticas académicas y una gran habilidad para transmitir sus conocimientos. Sobre todo, se mencionó la validación a la observación de la clase realizada por pares- y su porcentaje en la evaluación- puesto que significa un avance hacia el conocimiento amplio de 48 mil registros de diversas propuestas pedagógicas del país, que permitirán alimentar la puesta en escena de cualquier profesor o actor de la comunidad educativa interesado en mejorar un aula de clase.

Para finalizar, se resumieron siete factores clave para un sistema de evaluación docente adecuado para el país y la región: selección de profesores, calidad y pertinencia de las facultades de educación, condiciones laborales adecuadas, formación continua, sistema de incentivos, evaluación diferenciada e interacciones entre docente para mejorar el PEI en los centros educativos.

[1]Necesita la educación colombiana un sistema de evaluación docente? ¿Cuál y para qué? www.compartirpalabramaestra.org/alianza-compartir-fedesarrollo/infografia-necesita-la-educacion-colombiana-un-sistema-de-evaluacion

Imagen de Melissa Hernández

Melissa Hernández

Coordinadora de incidencia Política de la Fundación Compartir

Compártalo

Califique este artículo
No hay votos aun