Imagen de Rafael Orduz

Rafael Orduz

Gerente General Fundación Compartir

Competencias del siglo XXI: Cognitivas, intra e interpersonales

Publicado: Vie, 03/02/2017 - 13:00

Los propósitos de la educación son más complejos en la actualidad; por lo tanto, la forma en que se educan los niños y jóvenes y, de paso, los maestros, debe cambiar.

Los jóvenes que hoy ingresan al mercado laboral enfrentan retos totalmente  diferentes a los de sus padres y abuelos. Cambian los propósitos de la educación en un mundo diverso y más interrelacionado.

Los jóvenes que hoy ingresan al mercado laboral enfrentan retos totalmente diferentes a los de sus padres y abuelos. Globalización y mayor interdependencia, revolución tecnológica que afecta la forma en que generamos y accedemos a la información y las comunicaciones, cambios en los modelos de negocios para la producción de bienes y servicios, cambio climático,  son algunos de los factores más importantes que convergen en la realidad de hoy.

Aunque fenómenos como la globalización y las revoluciones tecnológicas han estado presentes por varios siglos, particularmente en el siglo XX, vivimos en la actualidad una época de cambios profundos y veloces que alteran, radicalmente, las formas en que nos relacionamos y comunicamos unos con otros. La convivencia, los modelos educativos, las formas de producir bienes y servicios, la participación ciudadana en asuntos públicos, deben adaptarse a las nuevas exigencias sociales y económicas.

La diversidad étnica, religiosa, racial y política es una realidad en todo el planeta. El cambio climático se ha convertido en un reto inter generacional. De ahí,  la responsabilidad de educar en la práctica del respeto por la diferencia, por un lado, y de aplicar, en todas nuestras actividades, el cuidado con el medio ambiente. ¿Cómo se alteran los propósitos de la educación?

Reimers y Chung, en un estudio acerca de los propósitos de la educación en el siglo XXI*  hacen un recuento de lo que, en diferentes etapas, se ha considerado cuáles debían ser los propósitos de la educación en el siglo XXI. El antecedente más lejano es el Informe Faure  (1972), que planteaba, visionariamente, la necesidad de promover la educación durante toda la vida del ser humano (“lifelong education”). En los 90 del siglo pasado se publica el Informe Delors a instancias de la UNESCO que propone que los cuatro pilares de la educación sean los de aprender en las siguientes dimensiones: a saber, a ser, a hacer y a vivir en comunidad.

Tanto la OCDE como el Foro Económico Mundial han abordado en años recientes el estudio de las destrezas y competencias y, especialmente, las enormes brechas entre países de alto ingreso y aquellos en desarrollo, de cara a los retos de los jóvenes en el siglo XXI. Para la OCDE, institución promotora de las pruebas PISA, se trata de promover las competencias necesarias en las economías modernas sustentadas en el conocimiento y la democracia.

Hay coincidencia en reconocer que los objetivos del aprendizaje son más complejos de lo que se creía dos generaciones atrás y que ellos incluyen dimensiones que desbordan el ámbito cognitivo: las esferas social y emocional, que juegan un papel tan importante como el atribuido a las competencias cognitivas. ¿Qué papel deben jugar tales ámbitos? ¿Cómo organizar los propósitos del aprendizaje?

Teniendo en cuenta que la forma en que se logran los propósitos del aprendizaje corresponde al dominio de los currículos, es crucial contar con un marco de referencia de las competencias asociadas a los propósitos de la educación en el siglo XXI. Reimers* considera que la taxonomía de las competencias del siglo XXI propuestas por el Consejo Nacional de Investigación de los Estados Unidos** resulta adecuada para tal efecto.

 

Competencias del siglo XXI según el NRC

Competencias cognitivas

Competencias Intrapersonales

Competencias interpersonales

Procesos cognitivos y estrategias:

  • Pensamiento crítico
  • Solución de problemas
  • Razonamiento y argumentación
  • Interpretación
  • Toma de decisiones
  • Aprendizaje adaptativo

 

 

Apertura intelectual:

  • Flexibilidad, adaptabilidad
  • Apreciación artística y cultural
  • Responsabilidad social y personal
  • Conciencia y competencia cultural
  • Apreciación por la diversidad
  • Adaptabilidad
  • Aprendizaje continuo
  • Interés intelectual y curiosidad

Trabajo en equipo:

  • Comunicación
  • Colaboración
  • Trabajo en equipo
  • Cooperación, coordinación
  • Destrezas interpersonales
  • Empatía
  • Confianza
  • Orientación al servicio
  • Resolución de conflictos, negociación

Conocimiento:

  • Alfabetismo informacional (incluyendo capacidad de investigación utilizando evidencia y reconociendo sesgos en fuentes de información)
  • Alfabetismo digital
  • Comunicación oral y escrita
  • Capacidad de escuchar activamente

 

Ética del trabajo:

  • Iniciativa
  • Reponsabilidad
  • Perseverancia
  • Firmeza de carácter (“grit”)
  • Productividad
  • Auto regulación
  • Profesionalismo
  • Integralidad
  • Ciudadanía

Liderazgo:

  • Liderazgo
  • Responsabilidad
  • Comunicación asertiva
  • Auto presentación
  • Influencia social sobre terceros

 

 

Creatividad:

  • Creatividad e innovación

Auto evaluación asertiva:

  • Auto monitoreo, evaluación (=> corrección)
  • Salud física y sicológica

 

 

Se trata de una estructura de elementos interdependientes a través de tres ejes de competencias: cognitivas, intrapersonales e interpersonales.  Cada categoría, a su vez, está compuesta de distintos niveles. Así, en el terreno de las cognitivas, el conocimiento (distintos tipos de alfabetismo, entre otras) es premisa para lo más importante: el pensamiento crítico, la interpretación, el razonamiento y la argumentación, la creatividad.

Los retos del siglo XXI pueden ser afrontados mediante la apertura intelectual, ética en el trabajo, trabajo en equipo, liderazgo, responsabilidad, firmeza de carácter, entre otras competencias. Que los estudiantes puedan, efectivamente desarrollarlas,  es un enorme reto para quienes diseñan y ponen en práctica los currículos.

*Reimers, Chung, A Comparative Study of the Purposes of Education in the Twenty-First Century

**National Research Council, Estados Unidos.

Imagen de Rafael Orduz

Rafael Orduz

Gerente General Fundación Compartir

Compártalo

Califique este artículo
Promedio: 5 (3 votos)